miércoles, 28 de noviembre de 2012

CLIENTES QUE SE QUEJAN... ¿OPORTUNIDAD O AMENAZA?

   



En estos casos es bastante habitual querer deshacerse de los comentarios inoportunos o reclamaciones que pueden "incomodar". Pero porque no sacarle rendimiento a una queja o reclamación de un cliente descontento y que de entrada no desconocemos en profundidad el motivo.

¿Podríamos convertir estas reclamaciones de clientes en un apartado de posibles sugerencias para ayudar a mejorar el producto y ser más competitivos? Por supuesto que si, siguiendo un protocolo parecido al siguiente.
1. Buscar una posible solución.
2.Implemente la solución.
3. Hacer un seguimiento con encuestas y tratamiento personalizado si hiciese falta.

Es una forma constructiva de escuchar lo que el usuario final tiene que decir cuando algo no le agrada y tratar de modificarlo para su satisfacción y a la larga el beneficio de la empresa. Es preferible tener un contacto con un cliente descontento, que un cliente que se marcha sin conocer el motivo de su decisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada