martes, 16 de abril de 2013

Sentimientos en las Redes Sociales


Cuando comenzó a extenderse el uso de las Redes Sociales hace unos años yo, que siempre he preferido el contacto personal por la calidez de la cercanía, era poco menos uno de los "enemigos públicos número 1" frente a ellas, pues no les encontraba utilidad más allá de ver cómo los amigos publicaban sus fotos de las últimas salidas, o comentarios de sus rutinas diarias. 


Social Media fenómeno mundial
El auge de los Social Media.
Pero, poco a poco, aquello de las Redes Sociales (o Social Media, según su extendida y aceptada forma en inglés) empezó a formar parte de la vida de cualquiera, bien a nivel personal o profesional, descubriéndose grandes ventajas al utilizarlas, frente a los modelos tradicionales de comunicación, relación o negocios, así que debía conocerlas un poquito y, con formación y charlas de gente experta en la materia, ¡me puse a ello! 

Hay que reconocer que a todos se nos dibuja una sonrisa cuando vemos que un amigo ha compartido algo publicado por nosotros en Facebook, o que alguien nos hace un retweet o que, incluso, algún desconocido en las antípodas ¡se ha hecho seguidor nuestro! 

                      Pirámide de Maslow. 

Todo esto no deja de sorprendernos pero, a la vez, nos agrada porque, tal y como explicaba el psicólogo estadounidense Abraham Maslow (1908-1970), con su famosa Pirámide o Jerarquía de las necesidades humanas, una vez que el hombre ha satisfecho sus necesidades básicas o primarias (alimento, salud, etc.) y de seguridad y protección (refugio, propiedad privada, etc.) necesita cubrir las sociales o de afiliación, es decir, las de agruparse, las necesidades de sentirse  parte de una comunidad, que le llevarán al siguiente escalón de la pirámide: las necesidades de reconocimiento, de tener una reputación que nos genere confianza en nosotros mismos y respeto de los demás.

Entendiendo las Redes Sociales, tal y como se definen en Internet: "estructuras sociales compuestas por individuos u organizaciones, conectados entre sí por lazos interpersonales, que pueden interpretarse como relaciones de amistad", adquiere todo su sentido el éxito de las mismas recordando a Maslow pues, al formar parte de una comunidad o "estructura social", sentimos cubiertas las necesidades sociales y, además, al reconocernos los demás miembros afiliados como parte de ese grupo, respetando nuestras opiniones y publicaciones, y creciendo así nuestro número de amigos o seguidores, satisfacemos igualmente las necesidades de reconocimiento, aumentando nuestra confianza y autoestima.

Si atendemos a todo esto y recordamos lo fundamental, que es que las Redes Sociales no dejan de ser agrupaciones de personas, ¿por qué no te lanzas a probarlas y conocerlas un poco más? Seguro que, como a mí, ¡te acaban sorprendiendo y haciendo sonreir! 









 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada